LA REINA DEL CAOS

LA REINA DEL CAOS

 

Ella nunca lo creyó así,

solo oía voces tenues y lejanas aclamándole a Cupido,

hasta que el susurro rozó su oído.

 

Solía sentarse en la cornisa más alta para verlo todo,

buscando no ver nada.

 

Soñaba con sentir hasta que sintió,

y todo cambió.

 

En el reino de Alba la brisa llenaría de flores su pelo y alimentaria al sol,

el antónimo de la verdad.

 

El viento arrasó como un huracán arrancando cada pétalo de fantasía,

haciendo hueco para el caos más hermoso.

 

Ella empezó a soñar con no sentir,

con arrancar los pétalos que florecían con la brisa que ella había ansiado,

todo se tornó en gris.

 

Ella empezó a dejar de oír,

aprendió a tapiar sus ojos para así ver con claridad,

aprendió a quemarse al sol y a dormir en la sombra.

 

Se convirtió en la Reina del Caos.

 

María Guerrero Escalante